La política internacional del cambio climático

Naciones Unidas, multilateralismo, derecho internacional y problemáticas globales

Naciones Unidas, multilateralismo y derecho internacional

La política internacional del cambio climático solamente puede intentar entenderse y/o analizarse si es considerada como uno de los hijos predilectos del sistema de las Naciones Unidas. Dicha política nace, se desarrolla y camina contando con un amplio consenso a nivel internacional.


Carta de las Naciones Unidas.  Fuente: Naciones Unidas

Y es en este sentido que cuando hablemos de la política internacional del cambio climático deberemos tener muy presente la Carta de las Naciones Unidas de 1945. Todo en esta Carta se basa en el absoluto reconocimiento, respeto y “principio de no injerencia” a la soberanía de los estados miembros de las Naciones Unidas. Y aunque en relación a su Consejo de Seguridad haya alguna excepción a ello (cuando la paz y la seguridad internacional puedan estar realmente en peligro), en general puede afirmarse que las Naciones Unidas no son una institución con competencias propias que los estados miembros le hayan transferido sino que más bien habría que definirlas como una organización en la que los estados miembros intentan trabajar conjuntamente.

Actualmente Naciones Unidas es el único foro mundial en el que participan y trabajan conjuntamente la práctica totalidad de los estados del mundo y ha sido la cuna de la política internacional multilateral o el multilateralismo. Este hecho por si solo hace que tenga un papel muy importante ya que, entre otras cosas, oficializa como tal el que un estado lo sea, o no, internacionalmente hablando.

Desde otra perspectiva, la otra característica que hace de las Naciones Unidas un ente especialmente importante en el mundo es que la inmensa mayoría del derecho internacional, y en cualquier caso del derecho multilateral, ha nacido y nace en su seno, como resultado del trabajo conjunto de sus estados  miembros.

De distintas maneras y con distintos matices, el derecho internacional multilateral se va ampliando, vertebrando y extendiendo en el seno de las Naciones Unidas. Entendiendo Naciones Unidas desde una perspectiva amplia: no sólo como la organización principal –con sedes en Nueva York y Ginebra–, sino como todo el conjunto de suborganizaciones a las que ha ido dando vida a lo largo de los ya más de 70 años desde su creación.

Una de las formas más extendidas y fecundas de elaboración de derecho internacional multilateral, ha sido y son las convenciones o tratados multilaterales aprobados en las Naciones Unidas como resultado del trabajo conjunto realizado por los estados miembros.

La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC, United Nations Framework Convention on Climate Change) es uno de estos tratados o convenciones del derecho internacional multilateral. La UNFCCC se aprobó en 1992 en la Cumbre de la Tierra de las Naciones Unidas celebrada en Rio de Janeiro. Éste es uno de los tratados que más ha dado y dará que hablar desde su aprobación y durante todo el siglo XXI.

 

Naciones Unidas, multilateralismo, derecho internacional y problemáticas globales (global issues)

El cambio climático es uno de los ejemplos más claros de lo que denominamos problemáticas globales que sobrepasan las fronteras de los estados existentes en la tierra. El objetivo fundamental de la UNFCCC es estabilizar la concentración de los gases de efecto invernadero (GHG) en la atmósfera para detener la intensificación del efecto invernadero de origen antropogénico, y así también detener el correspondiente, y tan peligroso, aumento de la temperatura media de la superficie de la Tierra.

Todos los GHG emitidos por los estados van a parar a una misma atmósfera que es global y nos engloba a todos; para lo bueno pero, ahora, también para lo malo.

El hecho de que la política internacional sobre el cambio climático se construya bajo el principio de respeto absoluto con la soberanía de los estados miembros de la UNFCCC, los cuales han contribuido de forma diferenciada a lo largo de la historia a la problemática del cambio climático[1], dificulta el abordar una problemática global y que, por lo tanto, debería poder analizarse y enfrentarse desde una perspectiva y políticas globales.


[1]  Principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas, reconocido por todos en Rio 92.

Volver