Las NDCs

Y los Presupuestos de Carbono

Las NDCs pasan a ser el instrumento metodológico fundamental del Acuerdo de París, aunque todavía sabemos muy poco de cómo acabarán siendo estas NDCs. En efecto, dentro de las Decisiones aprobadas en París (contextualizadas en el apartado anterior), en el apartado III, sección de mitigación, encontramos los artículos 26 al 28 que recogemos aquí, de nuevo textualmente:

26. Pide al Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París que elabore orientaciones adicionales sobre las características de las contribuciones determinadas a nivel nacional para que la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París las examine y apruebe en su primer período de sesiones;

27. Conviene en que la información que comuniquen las Partes al presentar sus contribuciones determinadas a nivel nacional, a fin de facilitar la claridad, la transparencia y la comprensión, podrá incluir, entre otras cosas y según proceda, información cuantificable sobre el punto de referencia (con indicación, si corresponde, de un año de base), los plazos y/o períodos para la aplicación, el alcance y la cobertura, los procesos de planificación, los supuestos y los enfoques metodológicos, incluidos los utilizados para estimar y contabilizar las emisiones antropógenas de FCCC/CP/2015/10/Add.1 6/40 GE.16-01194 gases de efecto invernadero y, en su caso, las absorciones antropógenas, y una explicación de los motivos por los que la Parte considera que su contribución determinada a nivel nacional es justa y ambiciosa, a la luz de sus circunstancias nacionales, y de la forma en que contribuye a la consecución del objetivo de la Convención enunciado en su artículo 2;

28. Pide al Grupo de Trabajo Especial sobre el Acuerdo de París que formule orientaciones adicionales sobre la información que habrán de presentar las Partes a fin de facilitar la claridad, la transparencia y la comprensión de las contribuciones determinadas a nivel nacional, para que la Conferencia de las Partes en calidad de reunión de las Partes en el Acuerdo de París las examine y apruebe en su primer período de sesiones;

Sin embargo y aunque todo ello pueda parecer muy detallado o incluso exhaustivo, precisamente en el contexto de los trabajos de nuestro grupo de investigación, se echa en falta un elemento fundamental que además es el único que entre otras cosas permitiría ser coherentes con el artículo 2.2. del Acuerdo de París y que volvemos a citar aquí textualmente:

2. El presente Acuerdo se aplicará de modo que refleje la equidad y el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales.

La única manera, a nuestro entender, de que la diferenciación, la equidad y la “justicia climática” acaben penetrando de forma efectiva en el nuevo Acuerdo de París es que las nuevas NDCs incorporen, obligatoriamente (el Acuerdo de París no lo prohíbe en ningún caso) las trayectorias de mitigación de emisiones que los Estados Partes se planteen seguir en el período de tiempo de aplicación de su correspondiente NDC. Ésta es la única manera de poder calcular explícita e inequívocamente el Presupuesto de Carbono (PC) que cada Estado Parte utilizará con la aplicación de su NDC.

Fuente: Portal de Registro de las NDCs de la UNFCCC.

Esta información es la que permitiría comparar el PC comprometido por cada Estado Parte en su NDC, con el PC que nuestro Modelo de Justicia Climática (u otro que tuviese objetivos parejos) asigna a este país en el período de tiempo en cuestión.

En relación a estos últimos párrafos recomendamos leer el menú 2ºC de esta misma web.

Presentación del Modelo de Justicia Climática por parte del GGCC de la UPC en la COP21. París 2 de diciembre del 2015.

Volver